Lucky Seven

lucky7

 

 

El siete es para muchos considerado un número mágico, misterioso y afortunado. No es un número más. Siete son los días de la semana. Siete son los colores del arcoiris. Siete enanos cuidaron a Blancanieves.. Si alguien me pregunta si creo que el numero siete es mi número de la suerte mi respuesta será negativa. La realidad es que opiniones a parte la influencia que tienen los números sobre nuestras vidas es algo descomunal. Vivimos rodeados de números y somos esclavos de las horas y fechas,  realidades matemáticas al fin y al cabo.

Anecdóticamente confieso que a veces soy algo infiel a mi manera de ser. En ocasiones le doy importancia a fechas y momentos que me han forjado, Estas fechas o números me ayudan a recordar la importancia de las cosas. Me ayudan a priorizar. Me ayudan a no olvidar las lecciones que me ha dado la vida y, los momentos que me han marcado y ayudado a conseguir mis metas. En realidad es solo una manera de motivarme.

Hace siete meses había pasaba por quirófano para operarme del LCA, de nuevo y por ultima vez espero, tras una serie de desafortunadas coincidencias. Estoy convencido de que algún día estas fechas que han dilatado mi vuelta a los ruedos se disiparan en la historia. Aunque ahora las cicatrices son latentes, finalmente veo el ‘final del túnel’. Podría decirse que me acerco a la recuperación.  Espero poder recuperar mi licencia para toda clase de pedradas. En cualquier caso voy a permitirme el lujo de darle al siete una importancia extra en estos momentos. ¿Por qué no?

Respecto a mi estado anímico me siento con muchas ganas. Con muchas ganas de echarle cojones a la vida, no solo en lo deportivo. Tengo la necesidad insaciable de volver a conectar con esa parte de mi que deje atrás por las circunstancias. Esa parte exploradora y aventurera. ¿Será que me acerco a la crisis de los treinta?

En estos momentos veo mi vida de otra manera. Empiezo a comprender la importancia de la coherencia en nuestra manera de actuar. Me siento mejor, renovado y más maduro. A ver si me sienta como a Sean Connery. Bromas a parte, no le puedes darle la espalda a tu salud o cuerpo si quieres exigirte el máximo. Has de ser fiel a tus principios y a tus objetivos

Físicamente cada vez me siento mejor. Cada vez que salgo ahí fuera a descargar la energía a través de mis pies vuelvo con menos molestias, menos inseguridades y menos pajas mentales.

Aunque hice una recuperación algo atípica en cuanto a la última etapa de mi rehabilitación, la rodilla parece que me respeta y responde mejor de lo que suelo esperar. Aunque la exigencia no es máxima el cuerpo y el corazón me piden más. Debo seguir ciertas pautas y parar mi ansia en búsqueda de kilómetros olvidados.

Para recuperarme de mi lesión y para llenar mi ‘ser’, que no solo de lo deportivo se vive, he podido disfrutar de algunos días de senderismo y salidas a correr en pequeñas distancias sobre asfalto . He viajado lo que he podido durante estos meses y me he adaptado a mis nuevas responsabilidades en el trabajo.

 

IMG_1509

 

Por otro lado, en mi mente, en el horizonte, visualizo muchos RETOS . Retos grandes y retos pequeños. Muchas horas de montaña y carreras por doquier. Quiero viajar y poder ascender otras montañas, oler y tocar otros lugares. Quiero conseguir recuperar la rutina de salir ahí fuera y perder la noción del tiempo.

Me gustaría para empezar poder correr distancias de 10 km a 15 km con cierta soltura. Me gustaría completar alguna medía maratón en la primera mitad del año y poder terminarlo con algún maratón de la mejor manera, si es posible con dignidad y un tiempo real pero exigente.

Para celebrar esta fechas, tras sietes meses en el dique seco, siete meses desde mi última visita al quirófano, realicé con Emma nuestra ‘Primera salida Trail’ de la temporada por un sendero algo cortito, pero hermoso, por los Reales de la Sierra Bermeja. Una buena salida cerca de la ciudad de Estepona y del municipio de Genalguacil. Completamos el llamado Paseo de los Pinsapos, un total de 7 km de moderada exigencia.

Hoy para recuperar hicimos la ruta hacia el Pico de la Concha, en las montañas que protegen la ciudad de Marbella. Más paseo que carrera nos permitió tener un día inolvidable en el que recorrimos más de 9 km en dos horas y media. El paisaje es indiscutiblemente privilegiado. Os contaré bien las características técnicas en los siguientes posts.

Volver a sudar y sufrir llena mi pecho de alegría. Tal vez es el momento de confesar que tengo profundas tendencias hacia el masoquismo. Si es así, bienvenido seas.

Perfer et obdura. Dolor hic tibi proderit olin’

‘Se paciente y duro. Algún día este dolor será util para tí’

 

 

 

IMG_1575

 

 

El Reto Eres Tú.

A.J. Freire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s