Queriendo mal y pronto o lo mismo ni querer

A veces toca reflexionar y justo ahora es a veces.

¿Querer muchas cosas mal o querer una mucho y bien?
Nos falta paciencia. Lo mismo es una afirmación muy general y muy posiblemente me equivoque (o no), pero lo siento así o por lo menos lo veo así a diario. No me refiero a que no sepamos esperar nuestro turno en la pescadería o no sepamos escuchar a otras personas (que tampoco), es algo mucho peor. No sabemos escucharnos ni esperarnos a nosotros mismos. ¿Por qué? En mi opinión porque no sabemos lo que queremos. Sin una meta , sin un reto, es complicado tener paciencia. Si no sabes tu objetivo, ¿para qué vas a tener paciencia? ¿Para nada? Sería bastante absurdo.reloj-de-arena-con-crepusculoTodos tenemos muchos objetivos, mucho picoteo, pero en el fondo ¿son reales? Os animo a pensar un momento en esos objetivos y de todos ellos os quedéis con los que os saquen la sonrisa y no os importe dejaros la piel por conseguirlos. Que no os importe dejaros la piel y que realmente os la estéis dejando . Es más, que a día de hoy os la estéis dejando y además eso sea lo que os hace felices. Tómate un minuto y piensa en ello [tic, tac, tic, tac]. ¡¡Tiempo!! (Tiene que pasar un minuto eh, no hagas trampa pillastre). Seguro que más de uno no ha encontrado respuestas o ha encontrado muchas respuestas difusas. Llegado este punto lo mismo habéis dejado de leer o me habéis mandado a la mierda. Lo entiendo. También puede que no me esté explicando bien, así que voy a tirar de un ejemplo.  Un ejemplo adolescente, un ADOLESCEJO.
Three Young Teenagers
Como todos  o casi todos hemos tenido pareja, o al menos hemos sentido lo que es querer a alguien, voy a moverme en ese ámbito.
¿Qué diríais de una persona que tiene una pareja estable en Marzo, otra en Julio y otra en Noviembre?
A) Es tan madura que es capaz de asumir una alta cantidad de estabilidad.
B) No sabe lo que quiere o no sabe querer de verdad.
C) Es muy regular a la hora de cambiar de pareja, ¡bravo!

Yo me decanto por la opción B. Se podría decir que la persona del ADOLESCEJO ha querido muchas cosas mal en vez de una mucho y bien.

¿Qué consejos podríamos darle?

– No tengas prisa y disfruta. ¡Paciencia!
– Aprende a separar lo que quieres mucho de lo que quieres mal y pronto.
– Si quieres algo lucha por ello.
– Sé fuerte ante las tentaciones y céntrate en conseguir tu meta.
– No matarás (este consejo siempre es superútil).
– Piensa antes de embarcarte y si es lo que necesitas para ser feliz.
– Etc.

Ahora toca el momento de decirte esto a ti mismo. La hora de ponerlo en práctica y de lanzarte a por tus retos. La hora de luchar por tu sonrisa. Si no lo haces tú, nadie lo hará.
Si consigues querer una cosa mucho y bien en vez de muchas cosas poco y mal estarás preparado para el siguiente nivel. Como dice Jaime (entrenador del X3M): querer mucho y bien, pero a fuego lento.
logo
Manu Sansegundo Romero

Anuncios

4 comentarios en “Queriendo mal y pronto o lo mismo ni querer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s