Juego de niños

1368792648_0

–       ¿Qué tal ha ido el día?

–       Bien, pero la reunión con los directivos de la farmacéutica se ha alargado más de la cuenta.

–       Vaya, ¿y eso?

–       Porque no contentos con jugar a pídola y al pilla-pilla han decidido alargar la orden del día para jugar al escondite, que la última vez le tocaba quedársela a la directora de recursos humanos y se escaqueó porque tenía un cumpleaños es casa de su prima Marieta y claro, somos responsables y no queremos dejar el trabajo para otro día.

–       Bueno, no te preocupes. Mientras no te haya tocado quedártela a ti todo en orden, ¿no?

–       En parte sí, pero he salido con un poco de mal cuerpo.

–       ¿No jorobes? Siempre te ha gustado mucho el escondite.

–       ¡Pues claro que me gusta! Pero el director general se ha pedido huevito otra vez y todos nos hemos quejado, ya fue huevito la semana pasada. Ese día no le tocaba pero le dejamos porque estaba un poco triste porque le habían castigado por no comerse el puré de verduras. ¡Siempre lo mismo!

–       ¿Entonces ha sido huevito hoy también?

–       Al final no. Ha venido su mamá y le ha mandado al rincón de pensar. Se ha cogido una rabieta enorme. Ha dado un pisotón al suelo y ha dicho que ya no nos ajuntaba a ninguno de la plantilla y que muy posiblemente nos mandaría a todos a la “puta calle”.

4912481-nino-de-cuatro-anos-jugando-enojado-director-en-su-oficina

–       ¿Y ese vocabulario en un presidente de su edad?

–       Eso le ha dicho su madre, que le iba a lavar la boca con jabón y le ha dado unos azotes para “que no lo volviera a hacer”. Que todos somos iguales y aunque él sea el director debe respetar a los otros niños de la empresa, más aun si le ayudan a entregar sus dibujos y recortables a tiempo. Por no hablar de los cuadernos de ortografía, que siempre nos ponemos a rellenarlos con él porque dice que le da pereza y por su cuenta nunca los hace.

–      A ver si hace caso a su mamá y cambia su actitud.

–       Yo espero que sí, porque en el fondo me da pena. Siempre está castigado. Debería aprender de Paqui, la chica de mantenimiento, que siempre está dispuesta a sacrificarse por su equipo y a dejarse ganar si eso le va a sacar una sonrisa a alguien que lo necesite.

–       Me gusta que pienses así =)

–       A mi me gustaría que todos fueran como la Paqui =)

bebe-hiperactivo

Tómate las cosas serias de la vida como un juego de niños incluso en la adversidad. Aprende a disfrutarlas y disfruta aprendiendo de ellas.

Esto no implica que tengas que “quedártela” siempre o dejar que otros sean “huevito” sin merecérselo.

Busca el equilibrio 
El reto eres tú

Manuel Sansegundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s